Cuidados del piercing Tragus que debes tener en cuenta

Our Reader Score
[Total: 1 Average: 5]

El tragus, trago en español, entre otras cosas, hace referencia a una parte de la oreja en la que en los últimos años se ha puesto muy de moda, sobre todo entre los jóvenes, el hacerse un piercing. Esta parte del oído se sitúa por encima del conducto auditivo, una zona muy específica y que trae consigo muchas dudas en los momentos previos de la perforación. Cuidados del piercing Tragus. ¿Dolerá hacerse un piercing en esta zona del oído? ¿Cuánto tiempo debo estar tomando precauciones hasta que se me cure del todo? ¿Se infecta con facilidad?

¿Qué cuidados específicos debo llevar a cabo con mi piercing tragus?

Estas son algunas de las preguntas que nos hacemos a menudo a la hora de hacernos un nuevo piercing y que hay que responder para decidir si merece la pena o no un piercing de este tipo. A continuación, trataremos de resolver estas cuestiones, tomando como ejemplo este piercing que tanto gusta a los apasionados de la perforación facial y corporal y que ha conseguido dejar al habitual piercing del lóbulo en segundo plano.

En primer lugar, la realización de la “operación” no tiene mucho misterio, y sigue el mismo procedimiento que el resto de piercings, una pequeña aguja delgada y hueca desinfectada y unas semanas sin poder cambiar nuestro pendiente medicinal por una “joya auricular” de nuestro gusto.

El dolor y los piercings siempre van “cogidos de la mano” y es uno de los motivos de que mucha gente decida no iniciarse en este “mundillo”. Por suerte, para los que decidan tatuarse esta zona del oído, el dolor es inferior al sufrido en otras partes del cuerpo y rostro por las pocas terminaciones nerviosas que se localizan en este lugar. Sin embargo, debido al grosor y dureza de esta zona la presión se siente superior. Aun así, cómo sabemos, el dolor es demasiado subjetivo como para poder garantizar que algo duela o deje de doler.

cuidados piercing tragus

Una vez ya tenemos nuestro piercing tragus (o cualquier otro) colgando de la oreja, podemos caer en el error de pensar que ya ha pasado lo peor y que ya no tenemos que preocuparnos de nada. Hacer esto, solo nos puede llevar a coger una grave infección en la oreja y echarlo todo a perder, ya que este piercing tarda como mínimo dos meses en finalizar su curación al 100%. Por ello, es necesario llevar a cabo los cuidados del piercing tragus necesarios.

Como en cualquier otra perforación de piercing, entre los principales cuidados del piercing tragus destacamos la higiene y limpieza. Lavarnos las manos antes de manipularlo con agua y jabón neutro, y aplicar un mínimo de dos veces suero fisiológico o una solución salina diariamente para evitar que se infecte la zona afectada.

Otros aspectos a tener en cuenta en el cuidado del piercing tragus

Dentro de los cuidados, también tenemos que destacar la observación. Asegurarnos de que la zona ha cicatrizado, que no produce dolor, ni hay costra o sangrado.

La calidad y el tipo del material del piercing que utilicemos también condiciona el éxito de la curación del piercing. No dormir sobre la oreja recientemente perforada (puede producir granulomas), llevar el pelo recogido en el caso de tenerlo largo (riesgo de enredos e infección por suciedad), usar casco o auriculares o evitar aplicar alcohol, cremas o agua oxigenada también constituyen cuidados necesarios del piercing tragus.

Cómo podemos ver los cuidados del piercing tragus, no difieren mucho del resto de cuidados por perforaciones de piercings. Por eso, debemos tomar la misma precaución que de costumbre, para asegurar la cicatrización y evitar adversidades durante el proceso de curación.

Si no conseguimos llevar a cabo estas pautas y nuestro piercing acaba infectado, lo mejor es ponerse en contacto con profesionales en busca de recomendaciones concretas o pedir cita en el médico.

Contact Us

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Not readable? Change text. captcha txt